Capitulaciones Matrimoniales: Protegiendo tus bienes y tu futuro Matrimonial

Capitulaciones Matrimoniales: Protegiendo tus bienes y tu futuro Matrimonial

Las capitulaciones matrimoniales son un tema que, aunque no siempre se discute abiertamente, es importante tener en cuenta antes de casarse. Se trata de un acuerdo legal que se realiza entre los futuros cónyuges antes de contraer matrimonio, en el que se establecen las condiciones y términos que regirán su régimen económico durante el matrimonio, así como en caso de separación o divorcio. En este artículo, exploraremos qué son las capitulaciones matrimoniales, por qué son importantes y cómo redactarlas.

Las capitulaciones matrimoniales son un acuerdo legal que se realiza entre los futuros cónyuges antes del matrimonio. Este acuerdo puede establecer cómo se administrarán los bienes y las deudas durante el matrimonio y cómo se dividirán en caso de divorcio o fallecimiento. También pueden establecer los derechos y obligaciones de cada cónyuge en relación con los bienes comunes.

Es importante destacar que no son exclusivamente para personas con un gran patrimonio. Cualquier pareja que desee establecer claramente cómo se administrarán sus bienes y deudas durante el matrimonio puede beneficiarse de este acuerdo.

Las capitulaciones matrimoniales también pueden ser útiles para proteger los intereses de los hijos de relaciones anteriores o para asegurar que un cónyuge sea responsable de ciertas deudas.

Juridicamente

¿Por qué son importantes los convenios matrimoniales antes de la boda?

Estos pactos son importantes por varias razones.

1. En primer lugar, pueden ayudar a proteger los intereses de cada cónyuge en caso de divorcio o fallecimiento. En el caso de un divorcio, el contrato económico matrimonial pueden establecer claramente cómo se dividirán los bienes y las deudas, lo que puede reducir la incertidumbre y el estrés emocional asociado con la división de bienes.

2. En segundo lugar, pueden proteger a los hijos de relaciones anteriores. Si uno de los cónyuges tiene hijos de una relación anterior, estas cláusulas pueden asegurar que esos hijos reciban ciertos bienes o propiedades en caso de fallecimiento del cónyuge. Sin un acuerdo legal en su lugar, los bienes pueden terminar siendo divididos entre los hijos y el cónyuge sobreviviente, lo que puede generar conflictos y disputas legales.

«En capitulaciones matrimoniales podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo«

Artículo 1325 del Código Civil

3. En tercer lugar, pueden ayudar a proteger los intereses financieros de cada cónyuge durante el matrimonio. Al establecer claramente cómo se administrarán los bienes y las deudas, cada cónyuge puede tener una idea más clara de su situación financiera y evitar sorpresas desagradables en el futuro.

¿Cómo redactar el convenio matrimonial?

En un principio, redactar este acuerdo prenupcial puede parecer abrumador, pero puede ser un proceso relativamente sencillo si se sigue una serie de pasos clave.

1. Consulta con un abogado: Antes de redactar cualquier acuerdo de capitulaciones matrimoniales, es importante consultar con un abogado especializado en derecho matrimonial. Un abogado puede ayudarte a comprender las leyes y regulaciones locales, así como a asegurarte de que tu acuerdo sea legalmente sólido.

2. Discute tus expectativas: Antes de redactar cualquier acuerdo, es importante que tú y tu pareja discutan abierta y honestamente sus expectativas en relación con las finanzas y los bienes durante el matrimonio. Esto puede incluir cómo se administrarán los bienes y las deudas, cómo se dividirán en caso de divorcio o fallecimiento y cualquier otra cuestión financiera importante.

3. Identifica los bienes y las deudas: Una vez que hayas discutido tus expectativas, es importante identificar claramente los bienes y las deudas que cada cónyuge aportará al matrimonio. Esto puede incluir propiedades, inversiones, cuentas bancarias y cualquier otra propiedad valiosa. También es importante identificar cualquier deuda que cada cónyuge tenga, como préstamos estudiantiles o deudas de tarjetas de crédito.

4. Establece los términos: Una vez que hayas identificado los bienes y las deudas, es hora de establecer los términos de tu acuerdo. Esto puede incluir cómo se administrarán los bienes y las deudas durante el matrimonio, cómo se dividirán en caso de divorcio o fallecimiento y cualquier otra cuestión financiera importante. Es importante que estos términos sean claros y específicos para evitar confusiones o malentendidos en el futuro.

5. Firma y registra el acuerdo: Una vez que hayas redactado tu acuerdo, es importante que ambas partes lo firmen y que se registre legalmente. Esto puede requerir la asistencia de un abogado o notario público. Registrar el acuerdo asegurará que sea legalmente vinculante y que se aplique en caso de divorcio o fallecimiento.

«La capitulación es un acuerdo firmado entre dos o más partes sobre un asunto en particular. Una especie de convenio pactado que se refleja en un documento dividido en varios capítulos»

Si la pareja no ha hecho el contrato económico matrimonial, o si éstas son ineficaces, se aplicará el régimen económico de gananciales, que por defecto, es el régimen establecido en el matrimonio por la Ley. 

¿Cuándo se pueden hacer las capitulaciones?

Las capitulaciones matrimoniales se formalizan antes del matrimonio o una vez ya casados:

Cuando se realizan antes del matrimonio se les suele llamar «capitulaciones prematrimoniales«. Una vez hechas, determinarán el régimen económico matrimonial desde el día de la celebración del matrimonio, siempre y cuando se realicen dentro del plazo máximo de un año. Si en el plazo de un año los futuros cónyuges no se unen en matrimonio, este contrato dejará de surtir efecto.

Si se realizan durante el matrimonio, surten efecto desde el momento en que se otorgan. Además, podrán hacerse tantas veces como se desee. Cada contrato sustituirá al anterior, lo que puede conllevar a que se tenga que liquidar el régimen sustituido.

Tipos de capitulaciones

Existen diferentes tipos de capitulaciones matrimoniales que pueden ser establecidos por los futuros cónyuges, dependiendo de sus necesidades y objetivos específicos.

1. Separación de bienes:

Este tipo de acuerdo establece que cada cónyuge es propietario exclusivo de los bienes que poseía antes del matrimonio y de aquellos que adquiera durante el matrimonio. En régimen de separación de bienes los bienes y las deudas se mantienen separados y cada cónyuge es responsable de sus propias deudas.

2. Participación en los gananciales:

Este tipo de acuerdo establece que los bienes adquiridos durante el matrimonio pertenecen a ambos cónyuges en partes iguales. En caso de separación o fallecimiento de uno de los cónyuges, los bienes adquiridos durante el matrimonio se dividen en partes iguales entre ambos bajo el régimen de gananciales.

3. Capitulaciones mixtas:

Este tipo de acuerdo combina elementos de las capitulaciones matrimoniales, de separación de bienes y de participación en los gananciales. Puede establecer que ciertos bienes son propiedad exclusiva de cada cónyuge y que otros bienes adquiridos durante el matrimonio se dividirán en partes iguales.

4. Capitulaciones de uso y disfrute: Este tipo de acuerdo establece que uno de los cónyuges es propietario de ciertos bienes, pero que el otro cónyuge tiene derecho a usarlos y disfrutarlos durante el matrimonio.

5. Capitulaciones de renuncia: Este tipo de acuerdo establece que uno de los cónyuges renuncia a su derecho de propiedad sobre ciertos bienes, como una herencia o una propiedad que el otro cónyuge poseía antes del matrimonio.

Requisitos para hacer el pacto o convenio matrimonial

1. Que exista el mutuo acuerdo de los contrayentes para que goce de validez y legalidad el documento. En ninguno de los casos podrá ser modificado por un solo cónyuge de forma independiente. Debe existir por fuerza la aprobación de las dos partes.

2. Que conste en escritura pública otorgada ante notario. En caso de no constar ante notario no tendrán validez.

3. Que sean inscritas en el Registro Civil. Además, si afectan a bienes inmuebles se tienen que inscribir en el Registro de la Propiedad y si afectan a una empresa familiar se tienen que inscribir en el Registro Mercantil.

4. Que se sea mayor de edad o menor emancipado. En caso de ser menor de edad no emancipado necesitará el consentimiento de los padres o el tutor.

¿Qué documentación se necesita?

La documentación que deben aportar los contrayentes son

1. El DNI (Documento Nacional de Identidad), tarjeta de residencia o pasaporte 

2. El libro de familia o datos de inscripción en el registro civil en caso de que las capitulaciones se escrituren después del matrimonio.

3. El contenido que va a regular la vida económica de los cónyuges, es decir, el tipo de régimen matrimonial; La separación de bienes, el régimen de gananciales o la participación en ganancias.

¿Qué pasa si no se hacen cláusulas matrimoniales?

Si la pareja no ha hecho pactos económicos matrimoniales, o si estas son ineficaces, se aplicará el régimen económico establecido por defecto por la Ley.

El régimen económico del matrimonio establecido en España, por defecto, es el régimen sociedad de gananciales por el cual se forma una comunidad de bienes. 

En caso de ruptura matrimonial y bajo este tipo de régimen, el matrimonio deberá de repartir sus bienes.

¿Cuánto cuesta la escritura de capitulaciones matrimoniales en España?

Las escrituras de las capitulaciones matrimoniales tienen un coste de unos 60 € en una notaría. Además, habrá que sumar el coste que pueda tener un abogado para un asesoramiento previo.