Diferencia entre pareja de hecho y matrimonio: ¿cuál es la mejor opción para ti?

Diferencia entre pareja de hecho y matrimonio: ¿cuál es la mejor opción para ti?

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la verdadera diferencia entre pareja de hecho y matrimonio? En un mundo en constante cambio, las relaciones también evolucionan y ofrecen diversas opciones para formalizar la unión de dos personas. En este artículo, te invitamos a conocer las principales diferencias entre estas dos figuras legales y cómo cada una puede adaptarse a tus necesidades. Continúa leyendo y toma la mejor decisión para tu vida en pareja.

A continuación, analizamos las principales similitudes y diferencias entre matrimonio y pareja de hecho:

En el Ámbito Familiar

Tanto el matrimonio como la pareja de hecho representan la unión de dos personas, pero existen algunas diferencias significativas:

Régimen económico matrimonial

El régimen económico matrimonial solo se aplica en el matrimonio, y puede ser de separación de bienes, gananciales, participaciones, entre otros. En la pareja de hecho, por lo general, prevalece la libre autonomía de las partes, a menos que se acuerde lo contrario en escritura pública.

Prestación compensatoria

Esta se aplica solo en una ruptura matrimonial, donde uno de los cónyuges puede quedar en desventaja económica tras la separación o divorcio. Sin embargo, en algunas ocasiones se permite solicitar una pensión de alimentos al otro miembro de la pareja de hecho.

Atribución del uso de la vivienda familiar

Tanto en el matrimonio como en la pareja de hecho, se puede adjudicar el uso de la vivienda a aquel miembro que necesite mayor protección, por razones de custodia o por otras circunstancias.

En el Ámbito Sucesorio

Las diferencias son más notables aquí:

Matrimonio:

El cónyuge superviviente tiene derecho a heredar en ausencia de testamento, a menos que existan ciertos parientes cercanos.

Parejas de hecho:

Sin embargo, las parejas de hecho no tienen este derecho bajo la ley común, a menos que se establezca en un testamento.

En algunas Comunidades Autónomas, como Cataluña, Baleares, Aragón, Navarra y País Vasco, las parejas de hecho sí tienen derechos sucesorios reconocidos en ausencia de testamento, llegando incluso a equipararlos a los derechos del cónyuge viudo.

En el Ámbito Civil

En los contratos de alquiler de vivienda, se permite la subrogación en la posición del inquilino en los siguientes casos:

Desistimiento o no renovación del contrato de alquiler por el arrendatario:

Matrimonio:

Si el arrendatario decide dar por terminado el contrato o manifiesta su intención de no renovarlo, sin el consentimiento del cónyuge conviviente, el arrendamiento puede continuar en beneficio de este último.

Pareja de hecho:

En el caso de la pareja de hecho, se aplicará la misma norma mencionada anteriormente, siempre y cuando la relación haya durado al menos dos años, a menos que haya descendencia, en cuyo caso la convivencia misma es suficiente.

En caso de fallecimiento, el cónyuge arrendatario que al tiempo de fallecer conviviera con él, se subroga en la posición del inquilino fallecido. Mientras que en la pareja de hecho se podrá subrogar en el contrato de arrendamiento, siempre y cuando la convivencia haya durado, como mínimo, dos años, salvo que hubieran tenido descendencia, bastando en este último caso la mera convivencia.

En el Ámbito laboral

Existen derechos diferentes en cuanto a la pensión de viudedad y permisos laborales:

Matrimonio: Se tiene derecho a la pensión de viudedad, sin importar la duración del matrimonio.

Pareja de hecho: Para tener derecho a la pensión, se deben cumplir ciertos requisitos:

  • 1. Inscripción en el Registro 2 años antes del fallecimiento. En caso de que no se cumpla, se tendrá derecho a una prestación temporal de viudedad.
  • 2. Se deberá acreditar convivencia los 5 años anteriores, salvo si se tienen hijos.

El Estatuto de los Trabajadores reconoce 15 días de permiso por matrimonio, pero no para parejas de hecho, a menos que lo contemple el Convenio Colectivo.

Sin embargo, en términos de permisos de maternidad, paternidad y lactancia, se otorgan los mismos derechos a los trabajadores casados y a los que están en pareja de hecho.




En conclusión, en nuestra sociedad actual existen diferentes modelos de familia, y cada vez es más común que las parejas opten por la opción de la pareja de hecho. La diferencia entre pareja de hecho y matrimonio son significativas en términos legales y de derechos.

En el matrimonio, se establece un régimen económico matrimonial que puede variar, y existe la posibilidad de recibir una prestación compensatoria en caso de ruptura, así como derechos sucesorios y de uso de la vivienda familiar. Además, se reconocen derechos laborales como el permiso por matrimonio.

Por otro lado, en la pareja de hecho, prevalece la autonomía de las partes en términos económicos, y los derechos sucesorios no están automáticamente reconocidos, siendo necesario establecerlos en un testamento. En cuanto a derechos laborales, no existe un permiso específico por pareja de hecho, a menos que esté contemplado en el convenio colectivo.