¿En un divorcio quién se queda con la casa?

¿En un divorcio quién se queda con la casa?

El destino de la vivienda familiar es una de las problemáticas más significativas cuando ocurre un divorcio o ruptura de pareja. En este artículo, te proporcionaremos respuestas a preguntas comunes, como:

  • ¿Al separarse quién se queda con la casa?
  • ¿Cómo influye la presencia de hijos menores en la decisión de la vivienda?
  • ¿Hasta cuándo se puede disfrutar de la vivienda familiar?

Si necesitas un abogado especialista en divorcios, te sugerimos que visites nuestro artículo, cómo elegir al abogado correcto para tu divorcio.

Antes de entrar en el tema es importante aclarar que es lo que se considera como vivienda familiar.



Una vivienda familiar se refiere a aquella que se usa como residencia habitual durante el matrimonio o la unión de la pareja, siendo el lugar donde la familia ha convivido con intención de permanencia.

¿A quién le corresponde el uso de la vivienda familiar en caso de divorcio, separación o ruptura?

El artículo 96 de nuestro Código Civil regula la atribución del uso de la vivienda familiar en casos de nulidad matrimonial, separación o divorcio. Esta regulación también es aplicable a las parejas de hecho.

“En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por la autoridad judicial, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario de ella corresponderá a los hijos comunes menores de edad y al cónyuge en cuya compañía queden, hasta que todos aquellos alcancen la mayoría de edad. Si entre los hijos menores hubiera alguno en una situación de discapacidad que hiciera conveniente la continuación en el uso de la vivienda familiar después de su mayoría de edad, la autoridad judicial determinará el plazo de duración de ese derecho, en función de las circunstancias concurrentes.

Artículo 96. del Código Civil”

La asignación de la vivienda dependerá principalmente de si hay hijos o no. Aquí examinamos diferentes escenarios:

  1. Cuando hay hijos menores de edad
    • En un régimen de custodia monoparental, si no hay un acuerdo aprobado por la autoridad judicial, el uso de la vivienda familiar y los objetos de uso ordinario corresponderá a los hijos menores y al cónyuge con quien vivan. Esta situación durará hasta que los hijos lleguen a la mayoría de edad.
    • En caso de un régimen de custodia compartida, los hijos permanecerán con cada uno de los progenitores por periodos alternos de convivencia. Sin un acuerdo de los progenitores, será el Juez quien decida, siempre poniendo por delante el interés superior del menor.
    • En un régimen de custodia repartida, la custodia de los hijos se reparte entre los progenitores, si hay causas justificadas. En ausencia de un acuerdo, el Juez tomará la decisión final, primando el interés del menor.
  2. Cuando no hay hijos menores de edad
    • Si no hay hijos, el uso de la vivienda familiar puede ser acordado al cónyuge no titular durante un tiempo prudencial, siempre que las circunstancias aconsejen proteger más a su interés.

“No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes corresponda al cónyuge no titular por el tiempo que prudencialmente se fije, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Artículo 96.2 del Código Civil”

¿Al separarse quién se queda con la casa?

El Código Civil español considera que todas las ganancias, beneficios y bienes que cualquiera de los cónyuges haya adquirido, comprado o heredado antes y durante el matrimonio, se convertirán en bienes comunes. Es decir, en caso de divorcio, cada cónyuge conservará el 50% de los derechos de propiedad

Diferentes circunstancias dependiendo de si la propiedad es exclusiva de uno de los progenitores o de ambos

La vivienda es de ambos progenitores:

  • Rotación en el uso de la vivienda: En este escenario, la vivienda familiar se asigna alternativamente a cada progenitor, garantizando que los hijos siempre permanezcan en su hogar familiar.
  • Asignación temporal exclusiva a uno de los progenitores: Esta opción puede adoptarse cuando el progenitor que recibe el uso exclusivo de la vivienda se encuentra en una situación económica que requiere mayor protección. Es importante destacar que el otro progenitor debe tener la capacidad de proporcionar un alojamiento adecuado para los hijos durante el período que le corresponda la custodia.

La vivienda es propiedad exclusiva de uno de los progenitores:

  • Uso temporal exclusivo otorgado al progenitor no propietario: Este arreglo se puede considerar cuando el progenitor que no es dueño de la vivienda es el que necesita mayor protección y el progenitor propietario tiene la posibilidad de vivir en otro lugar adecuado.
  • Derecho exclusivo de uso para el progenitor propietario: Esta solución es viable siempre que el progenitor que no es titular de la propiedad pueda residir en un alojamiento digno durante el período de convivencia con los hijos.

“Para disponer de todo o parte de la vivienda y bienes indicados cuyo uso haya sido atribuido conforme a los párrafos anteriores, se requerirá el consentimiento de ambos cónyuges o, en su defecto, autorización judicial. Esta restricción en la facultad dispositiva sobre la vivienda familiar se hará constar en el Registro de la Propiedad. La manifestación errónea o falsa del disponente sobre el uso de la vivienda no perjudicará al adquirente de buena fe.

Artículo 96.3 del Código Civil”

¿Puede el cónyuge propietario disponer de la vivienda si el uso le corresponde al no titular?

El cónyuge propietario de la vivienda familiar ocupada por el no titular necesitará de su consentimiento para, por ejemplo, vender la misma. Si no hay consentimiento, será preciso acudir al Juez para obtener autorización.

La importancia de contar con asesoría especializada

Las implicaciones emocionales, familiares y económicas de un divorcio pueden ser trascendentales si no se toman las decisiones correctas durante el proceso. Por ello, contar con la orientación de un abogado especialista en derecho de familiares, esencial para obtener un resultado lo más favorable posible para tus intereses y proteger tus derechos.

acuerdo de divorcio para el reparto de la vivienda

Estos expertos te ayudarán a comprender mejor tus opciones legales, te asesorarán en las decisiones difíciles y te guiarán a través de cada paso del proceso. Su experiencia puede proporcionar una perspectiva vital, ayudando a minimizar el estrés, proteger tus derechos y promover el mejor interés de tus hijos.

Además, si tienes dudas sobre tu situación, un abogado especializado puede ofrecerte asesoría personalizada basada en tu caso específico. Ten en cuenta que cada situación es única y requiere una estrategia legal específica.

En resumen, el divorcio y la ruptura de pareja son procesos complicados y emotivos que pueden afectar significativamente tu vida y la de tus hijos. Contar con un abogado especialista en derecho de familia te proporcionará la asistencia necesaria para navegar por este proceso difícil y ayudará a garantizar que se protejan tus intereses y los de tus hijos.

No dudes en ponerte en contacto con un abogado especializado en divorcios si te encuentras en una situación de ruptura o divorcio. Te ofrecerán orientación y apoyo para que puedas tomar las decisiones más acertadas en estos difíciles momentos.