Liquidación de gananciales en la vivienda familiar

Liquidación de gananciales en la vivienda familiar

La liquidación de gananciales en la vivienda familiar es un proceso importante y a menudo complicado en el caso de un divorcio. En esta etapa, se procede a la división del patrimonio común de la pareja, incluyendo su hogar. Si bien puede ser emocionalmente desafiante, entender correctamente este proceso puede ayudar a asegurar un reparto justo y minimizar los conflictos. A continuación, exploraremos los aspectos fundamentales de la liquidación de gananciales en la vivienda habitual.

La liquidación de gananciales en la vivienda familiar

La sociedad de gananciales es un término legal que se utiliza cuando dos personas se casan. Significa que cualquier ganancia o beneficio obtenido por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio, ya sea a través de su trabajo, negocio, herencia, o de cualquier otro medio, se considera propiedad conjunta. En otras palabras, ambas partes tienen derecho a una porción igual de todas las ganancias.

La ley en España y los bienes matrimoniales

En España, las leyes son muy claras sobre cómo se deben tratar estos bienes. El Código Civil español establece que se debe hacer una distinción clara entre los bienes adquiridos durante el matrimonio, que son de propiedad conjunta, y los bienes privados, que pertenecen a cada uno de los cónyuges individualmente.

Esta distinción es esencial, especialmente en caso de un divorcio, ya que los bienes gananciales deben dividirse equitativamente entre los cónyuges. Esto también tiene implicaciones legales en términos de gestión, disposición y distribución de bienes si el matrimonio se disuelve.



Las leyes que rigen la Sociedad de Gananciales

Las leyes que rigen la sociedad de gananciales en España están contenidas en tres documentos principales:

  1. El Código Civil: Que regula la propiedad conjunta, el régimen económico matrimonial y establece las normas para la separación de bienes.
  2. La Ley de Jurisdicción Voluntaria: Esta ley rige la jurisdicción voluntaria en asuntos familiares y es crucial en la administración de los bienes gananciales.
  3. La Ley de Enjuiciamiento Civil: Esta ley regula el proceso de liquidación del régimen económico matrimonial una vez que este ha sido disuelto.

Liquidación de Gananciales

El proceso de liquidación de gananciales es el mecanismo mediante el cual se dividen los bienes gananciales después de que el matrimonio se ha disuelto. Es un proceso detallado que requiere seguir una serie de pasos para asegurar que todos los bienes gananciales sean identificados y valorados adecuadamente, y que se realicen los pagos necesarios antes de dividir el remanente equitativamente entre los cónyuges.

1.- El primer paso es hacer un inventario de todos los bienes para determinar cuáles pertenecen a la sociedad de gananciales. Es crucial identificar también las deudas, si las hay.

2.- Posteriormente, se procede a valorar los bienes gananciales y a pagar las deudas. Una vez hecho esto, se divide lo que queda entre los cónyuges.

Para iniciar este proceso, uno de los cónyuges debe presentar una solicitud ante el tribunal acompañada de una propuesta sobre cómo se deben repartir los bienes. Si ambos cónyuges están de acuerdo con la propuesta, el tribunal procederá de acuerdo a lo propuesto. En caso de desacuerdo, se nombrará un perito para mediar y resolver el asunto.

1.- Valoración de los Bienes Gananciales

3.- Antes de proceder a la liquidación de los bienes gananciales, es esencial determinar el valor de los bienes que serán divididos. Esto requiere la ayuda de un profesional experto en valoración de bienes. Este experto será responsable de evaluar todos los bienes de la sociedad, teniendo en cuenta sus características, estado, ubicación y utilidad.

4.- Una vez determinados los valores, se puede proceder a la liquidación de la sociedad de gananciales de acuerdo con las directrices establecidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este proceso también es conocido como la liquidación del régimen económico matrimonial.

2.- Fases de Liquidación de Gananciales

El proceso de liquidación de gananciales, como decíamos antes, consta de dos fases:

  1. Inventario: En esta etapa, se identifican todos los bienes y derechos que forman parte del activo matrimonial, así como sus deudas o pasivos.
  2. Fase de Liquidación: En esta etapa, se procede a pagar las deudas y luego a repartir equitativamente entre los ex cónyuges lo que queda.

Implicaciones Fiscales de la Liquidación de Gananciales

La liquidación de la sociedad de gananciales no está sujeta a impuestos en España, gracias a la exención de impuestos prevista en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD). Sin embargo, si a raíz de la liquidación uno de los cónyuges adquiere un inmueble y decide venderlo posteriormente, tendría que pagar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la ganancia patrimonial obtenida.

Por otro lado, en caso de que se produzcan operaciones financieras como la cancelación de una hipoteca, estas pueden generar una base imponible para el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD), aunque existen algunas excepciones.

Por tanto, es crucial contar con la asesoría de un experto fiscal para evitar incurrir en incumplimientos fiscales.

Reflexiones finales

La sociedad de gananciales puede parecer un concepto simple a primera vista, pero su manejo y las implicaciones que puede tener, especialmente en el caso de una disolución, requieren de una cuidadosa atención y comprensión.

La liquidación de gananciales es un proceso legal importante que puede tener grandes implicaciones para ambos cónyuges. Por lo tanto, es esencial comprender bien este concepto y las leyes que lo rigen para poder navegar con éxito por este proceso.

Además, a pesar de que la sociedad de gananciales es la norma en España, los cónyuges pueden optar por otro régimen económico matrimonial si lo desean. En este caso, necesitarán un contrato matrimonial que establezca claramente las reglas de propiedad y distribución de los bienes.

En definitiva, la sociedad de gananciales es una construcción jurídica que facilita la coexistencia y la cooperación económica en el matrimonio, y su adecuada comprensión y manejo son fundamentales para garantizar la equidad y la justicia en la relación matrimonial.

Si bien el concepto y la implementación de la sociedad de gananciales pueden parecer complicados, el entendimiento de estos conceptos es fundamental para cualquier pareja que se case bajo este régimen económico.

Además, contar con asesoramiento legal y financiero puede facilitar enormemente el proceso, especialmente en el caso de una disolución del matrimonio, garantizando que todas las partes sean tratadas de manera justa y equitativa.