Cómo repartir dos viviendas en un proceso de divorcio: Preguntas frecuentes

Cómo repartir dos viviendas en un proceso de divorcio: Preguntas frecuentes

La disolución de un matrimonio lleva consigo un torbellino de emociones y una serie de decisiones importantes a tomar, entre las cuales se encuentra la repartición de los bienes conyugales.

Cuando un matrimonio posee más de una propiedad, como por ejemplo dos viviendas, el proceso se puede volver aún más complicado. En este artículo, exploraremos la manera en que la ley y los tribunales abordan la cuestión de cómo repartir dos viviendas en un divorcio.

Desglosaremos el marco legal, interpretaremos los términos jurídicos y analizaremos la jurisprudencia relevante para proporcionarte una guía completa y fácil de entender sobre este tema complejo. Independientemente de si te encuentras en medio de un divorcio contencioso o simplemente buscas estar preparado, esta información te brindará una visión clara de lo que puedes esperar.»

Entendiendo el divorcio y la propiedad de viviendas

Vamos a explorar qué sucede cuando una pareja se divorcia y son propietarios de dos casas. Una de ellas es la casa donde la familia vive día a día, y la otra puede ser una casa de vacaciones o una propiedad desocupada.

¿Qué es una «Vivienda Familiar»?

La vivienda familiar es el lugar donde la pareja y sus hijos viven regularmente. Solo esta casa se considera la vivienda familiar, incluso si la pareja posee otras propiedades.

¿Cómo se deciden los repartos de las viviendas en los divorcios?

Según la ley española (artículo 91 del Código Civil), el juez tiene la autoridad para decidir quién tiene el derecho de quedarse en la vivienda familiar después del divorcio. Sin embargo, este artículo del Código Civil, solo se refiere a la vivienda familiar y no menciona las propiedades adicionales.

¿Qué pasa con las otras propiedades en un Divorcio?

Según una decisión legal del Tribunal Supremo de 2012, las propiedades que no se consideren viviendas familiares no pueden ser asignadas por el juez en el caso de un divorcio contencioso, a menos que ambas partes acuerden algo diferente.

Ejemplo de un caso real

Para entender mejor esta situación, podemos considerar un caso real que se presentó al Tribunal Supremo en 2016.

En este caso, una pareja se estaba divorciando y el juez había decidido que la esposa y el hijo menor se quedaran en la vivienda familiar, mientras que el esposo se quedaría en una segunda propiedad que poseían. La esposa apeló esta decisión.

La razón de la apelación era que según una decisión del Tribunal Supremo de 2012, el juez no tenía la autoridad para asignar una propiedad que no se considerara la vivienda familiar. Esta decisión ha sido confirmada en varias sentencias posteriores.

En resumen, el Tribunal Supremo reiteró su postura en este caso. Dijeron que, a menos que haya un acuerdo entre las partes, los jueces no pueden asignar propiedades que no sean la vivienda familiar en un divorcio contencioso. Las otras propiedades deben ser tratadas según las reglas del régimen económico que rige las relaciones entre los cónyuges.



Preguntas Frecuentes (FAQs)

  • 1. ¿Puede el juez asignar la segunda vivienda a uno de los cónyuges durante un divorcio?

En un divorcio contencioso (cuando no hay un acuerdo mutuo), el juez no tiene la autoridad para asignar una segunda vivienda o cualquier propiedad que no sea la vivienda familiar, según la jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo. Las decisiones sobre estas propiedades deben tomarse de acuerdo con las reglas del régimen económico matrimonial.

  • 2. ¿Cómo se decide quién se queda con la vivienda familiar en un divorcio?

Según el artículo 91 del Código Civil español, el juez tiene la autoridad para decidir quién obtiene la vivienda familiar en un divorcio. Generalmente, esto se decide en función de los intereses de los hijos y el cónyuge que tiene la custodia.

  • 3. ¿Qué sucede si los cónyuges están de acuerdo en la distribución de las propiedades?

Si hay un acuerdo mutuo entre los cónyuges sobre la distribución de las propiedades, el juez puede validar ese acuerdo. En este caso, es posible que se asigne una segunda vivienda a uno de los cónyuges.

  • 4. ¿Qué sucede con la segunda vivienda si no hay un acuerdo mutuo?

Si no hay un acuerdo mutuo, la segunda vivienda se trata de acuerdo con las reglas del régimen económico matrimonial. Esta puede ser una situación compleja que puede requerir la ayuda de un abogado para resolver.

  • ¿Puedo apelar la decisión del juez sobre la distribución de la vivienda familiar?

Sí, es posible apelar la decisión del juez si cree que no es justa o no está en línea con las leyes aplicables. En un caso similar en 2016, la esposa apeló una decisión que asignaba la segunda vivienda al esposo y el Tribunal Supremo estuvo de acuerdo con ella, reafirmando que los jueces no pueden asignar propiedades que no sean la vivienda familiar en un divorcio contencioso.

Conclusión

En resumen, en un divorcio contencioso, el juez puede decidir quién se queda con la vivienda familiar, pero no puede asignar otras propiedades. Esas otras propiedades deben ser divididas de acuerdo a las reglas del régimen económico matrimonial, a menos que la pareja acuerde algo diferente.

Recuerda, la información aquí presente es de carácter general y no reemplaza el asesoramiento legal personalizado. Para una consulta específica, no dudes en contactar a un abogado de familia.