Diferencia entre separación y divorcio: ¿Cuál es la mejor opción para tu situación?

Diferencia entre separación y divorcio: ¿Cuál es la mejor opción para tu situación?

En España, existen dos formas legales de poner fin a un matrimonio: la separación y el divorcio. Aunque ambas implican la interrupción de la convivencia entre los cónyuges, se diferencian en términos legales y en las consecuencias que tienen para los implicados.

En este artículo, analizaremos las características distintivas de la separación y el divorcio, así como las circunstancias de los implicados en cada caso. Además, destacaremos la importancia de contar con el asesoramiento de un abogado especializado para asegurar que los derechos e intereses de ambas partes estén protegidos durante el proceso.

Las diferencias que hay entre un divorcio y una separación, erradican en la naturaleza del proceso, en las consecuencias que conlleva cada una, en los cónyuges respecto a sus derechos y deberes, en el proceso y entre otros puntos que detallamos a continuación.

1. Naturaleza legal y consecuencias:

El divorcio es el proceso legal que disuelve el matrimonio de manera definitiva, mientras que la separación no pone fin al vínculo matrimonial, simplemente interrumpe la convivencia.

En el divorcio, se deben abordar cuestiones más amplias como la distribución de bienes y la pensión alimentaria, mientras que en la separación se establecen medidas de convivencia sin afectar al estado civil.

2. Derechos y deberes de los cónyuges:

En el divorcio, ambos cónyuges pierden los derechos y deberes derivados del matrimonio, mientras que en la separación, siguen siendo responsables el uno del otro y de sus hijos, en caso de haberlos.

En la separación los cónyuges no podrán contraer matrimonio con otras personas, ya que el vínculo matrimonial aún permanece.

3. Posibilidad de volver a casarse:

Tras el divorcio, los cónyuges pueden contraer matrimonio con otras personas, por el hecho de que el vínculo matrimonial se ha disuelto por completo. En cambio, en la separación, no pueden volver a casarse, puesto que el matrimonio sigue vigente.

4. El proceso legal y requisitos:

Para obtener el divorcio, el juez debe declarar formalmente la disolución del matrimonio. En cambio, para la separación, el juez puede ordenar la separación de hecho sin declarar la disolución del vínculo matrimonial.

Características de la separación:

  • La unión matrimonial permanece a efectos legales.
  • Requiere de una sentencia para fijar medidas que afecten a terceras personas.
  • No es necesario alegar causa alguna para solicitar la separación.
  • Implica el fin de la convivencia bajo el mismo techo y la revocación de poderes existentes entre los cónyuges.
  • No permite contraer matrimonio con terceras personas.
  • Los trámites son más sencillos, especialmente en caso de mutuo acuerdo.
  • Posibilidad de tramitar la separación ante notario si no hay hijos menores o incapacitados.
  • Implica el reparto y liquidación de bienes en caso de existir bienes en común.
  • El cónyuge no custodio debe abandonar la vivienda en caso de tener hijos, y en caso de custodia compartida, se establecerán medidas específicas.

Características del divorcio:

  • Disuelve el vínculo matrimonial en todos sus aspectos legales.
  • No requiere alegar causa alguna para solicitarlo.
  • Necesita una sentencia para fijar medidas con impacto frente a terceras personas.
  • Permite contraer matrimonio con terceras personas tras su obtención.
  • Puede ser de mutuo acuerdo o contencioso, siendo este último más complejo y costoso.
  • Implica medidas en lo que se refiere al hogar y a los hijos, si los hubiere.
  • Posibilidad de tramitarlo ante notario en ausencia de hijos menores o incapacitados.
  • También implica el reparto y liquidación de bienes en caso de tener bienes en común.

Circunstancias de los implicados:

Es importante considerar las circunstancias de los cónyuges en cada caso, ya que pueden influir en la decisión de optar por la separación o el divorcio. Factores como la existencia de hijos menores, la situación económica, el acuerdo mutuo o la disposición para llegar a acuerdos pueden ser determinantes en el proceso.

▶ Otras preguntas de interés

¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio en España?

La principal diferencia entre separación y divorcio en España es que el divorcio disuelve el matrimonio de manera definitiva, mientras que la separación interrumpe la convivencia sin poner fin al vínculo matrimonial. El divorcio tiene implicaciones legales más amplias, como la distribución de bienes y la pensión alimentaria, mientras que en la separación se establecen medidas de convivencia, pero el matrimonio sigue vigente.

¿Qué implicaciones legales tiene el divorcio?

El divorcio tiene implicaciones legales significativas, incluyendo la disolución del matrimonio, la distribución de bienes y la asignación de la pensión alimentaria. También implica la pérdida de los derechos y deberes que se derivan del matrimonio, así como la posibilidad de volver a casarse con otra persona.

¿Cuáles son las diferencias en los derechos y deberes de los cónyuges en la separación y el divorcio?

En el divorcio, ambos cónyuges pierden los derechos y deberes que se derivan del matrimonio, mientras que en la separación, ambos cónyuges siguen siendo responsables el uno del otro y de sus hijos, si los hubiere.

¿Puedo volver a casarme después de la separación?

No, después de una separación no se puede volver a casar con la misma persona, ya que el matrimonio sigue vigente. Solo en caso de obtener un divorcio se podrá contraer matrimonio con otra persona.

¿Cuáles son los trámites para la separación y el divorcio?

Tanto para la separación como para el divorcio, se requiere una sentencia judicial que establezca las medidas necesarias para cada caso. En el caso de la separación, pueden existir trámites más sencillos si es de mutuo acuerdo y no hay hijos menores o incapacitados. Para el divorcio, puede ser de mutuo acuerdo o contencioso, siendo este último más complejo y costoso.

¿Cuál es el tiempo mínimo que debe haber transcurrido desde el matrimonio para solicitar la separación o el divorcio?

Es obligatorio que hayan pasado 3 meses desde la celebración del matrimonio para solicitar la separación o el divorcio, excepto en casos particulares en los que alguno de los cónyuges tema por la vida o integridad física o moral.

¿Qué sucede con la custodia de los hijos en caso de separación o divorcio?

En caso de separación o divorcio, la custodia de los hijos puede variar según las circunstancias y las decisiones judiciales. En general, la custodia puede ser otorgada a uno de los cónyuges o establecerse la custodia compartida, donde ambos padres comparten la responsabilidad de los hijos.

  • ¿Qué régimen económico rige en caso de separación o divorcio?

En caso de separación o divorcio, el régimen económico que rige dependerá del tipo de matrimonio que hayan establecido previamente. Puede ser de bienes gananciales, separación de gananciales o régimen de participación.

¿Es necesario contar con un abogado para tramitar la separación o el divorcio?

Sí, es altamente recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho de familia para tramitar la separación o el divorcio. Un abogado experto podrá guiar a las partes involucradas en el proceso legal, proteger sus derechos e intereses y asegurar que se cumplan las medidas establecidas en la sentencia judicial.

¿Cómo puedo encontrar un abogado especializado en temas de separación y divorcio?

Puedes buscar un abogado especializado en temas de familia a través de recomendaciones de conocidos, buscando en directorios legales en línea o contactando con colegios de abogados de tu localidad. Tienes más información en nuestro artículo sobre cómo conseguir un buen abogado de divorcio.

Conclusión:

La diferencia entre separarse y divorciarse en España radica en la naturaleza legal y las consecuencias que cada opción conlleva. Tanto en la separación como en el divorcio, es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho de familia para garantizar que los derechos e intereses de ambas partes estén protegidos durante el proceso.

La decisión de separarse o divorciarse es una situación delicada y compleja, por lo que un abogado experto podrá proporcionar un asesoramiento personalizado y una guía clara para llevar a cabo el trámite legal de manera adecuada.