▶ Si me separo no tengo donde ir: ¿qué opciones tengo?

▶ Si me separo no tengo donde ir: ¿qué opciones tengo?

Abordar una separación matrimonial es una experiencia intrincada, sobre todo cuando existen menores y variables financieras en juego. Si usted es el custodio de los hijos, es altamente probable que retenga la vivienda familiar y reciba una pensión para el sustento.

La preocupación de el»Si me separo, no tengo donde ir» es una cuestión generalizada, cargada de ansiedades e incertidumbres. Este dilema se agravaría menos si ambos cónyuges mantuvieran una independencia económica. En esa circunstancia, la cuestión de «no tener a dónde ir» se disiparía considerablemente.

La disolución de una relación matrimonial es intrínsecamente complicada, y este proceso se torna aún más arduo cuando se enfrentan desafíos financieros. No importa si hay hijos de por medio o no; el proceso emocional y logístico es difícil de superar.

En este artículo, nuestro objetivo es proporcionarle orientación sobre las soluciones viables cuando se enfrenta al desafío de una separación sin recursos económicos o alternativas de alojamiento.

Si me separo no tengo donde ir: ¿Qué puedo hacer?

En caso de una separación, es bastante probable que te sea asignada una pensión económica y que puedas quedarte en la casa familiar.

El objetivo cuando te enfrentas a una separación debería ser resolverla con la mayor comprensión posible entre ambas partes. Hacerlo de esta manera no solo evita conflictos innecesarios, sino que también puede hacer que el proceso legal sea más rápido y menos costoso, lo cual beneficia a todos los involucrados.

Hay que tener en cuenta que cada situación es única y debe ser examinada individualmente. En ciertos casos, se pueden establecer pensiones compensatorias si hay desequilibrios económicos relevantes debido a las circunstancias actuales.

Simeseparo Canal

El hecho de querer separarse siempre es factible y eso sí, hay que estudiar el tema caso por caso, ya que, en ocasiones, se realizan pensiones compensatorias en caso de desequilibrios económicos relacionados con las circunstancias existentes.

¿Si me separo de mi marido a que tengo derecho?

Si ya has tomado la decisión y quieres separarte, podrías tener derecho al uso y disfrute de la vivienda familiar, al ajuar familiar, a la liquidación de bienes comunes, a una pensión de alimentos «en caso de haber hijos» y además, podrías obtener derecho a la pensión compensatoria.

¿Si me separo quién se queda con la casa?

En un divorcio, no es posible que ambos cónyuges tengan el derecho a compartir el uso de la vivienda familiar al mismo tiempo, según lo previsto en el convenio regulador y en el acuerdo de divorcio.

«Es posible atribuir la vivienda a uno u otro cónyuge, atribuirse a ambos, o incluso, atribuirse a ambos en diferentes períodos de tiempo alternos»

Es posible atribuir la vivienda a uno u otro cónyuge, atribuirse a ambos, o incluso atribuirse a ambos en diferentes períodos de tiempo alternos.

Por regla general, el derecho de la vivienda corresponderá al padre o madre custodia que esté al cuidado de los hijos menores y siempre en compañía de ellos.

De lo contrario, si no existen hijos, la vivienda se suele atribuir al cónyuge que quede más desfavorecido económicamente. También se tienen en cuenta aspectos como la salud y otras circunstancias familiares.

Lo ideal es hacer pactos de mutuo acuerdo entre los cónyuges y realizar las atribuciones que se consideren oportunas. En defecto de acuerdos, en proceso contencioso, lo acuerda el juez.

Me quiero separar pero no tengo trabajo

Si te quieres separar, pero desafortunadamente no tienes trabajo ni dinero, has de saber que podrías recibir una manutención conyugal.

▶ Podrías recibir una pensión compensatoria

De conformidad con el artículo 97 del Código Civil, este beneficio económico se distribuirá entre las personas cuyo divorcio pueda causar un desequilibrio económico. 

Su finalidad es indemnizar al cónyuge de los daños causados ​​por el divorcio, tales como dejar el trabajo, reducir la jornada laboral, etc.

Es decir, si tu situación económica se ve desfavorecida tras la ruptura matrimonial, puedes llegar a tener una pensión compensatoria por tu expareja. O bien se establece de mutuo acuerdo, o bien será un juez quien adjudique o no, dicha pensión al cónyuge más desfavorecido.

▶ Podrías recibir una pensión indemnizatoria

«Las pensiones indemnizatorias están recogidas en el artículo 1438 del Código Civil y se aplican únicamente a los matrimonios en régimen de separación de bienes»

Las pensiones indemnizatorias están recogidas en el artículo 1438 del Código Civil y se aplican únicamente a los matrimonios en régimen de separación de bienes.

Tras una ruptura sentimental, siempre y cuando una de las partes se haya dedicado al trabajo en el hogar, podrá solicitar de la otra una indemnización que será computada como contribución a las cargas familiares.

Conclusión

Para separarse bajo estas circunstancias, encuentra un abogado de familia en el que confíes para que te asesore, ya que con sus conocimientos y experiencia profesional, podrá no solo resolver tus dudas, sino también proponerte la mejor solución para tu separación.

Incluso, si no tienes el dinero para divorciarte, ese hecho no tiene nada que ver con tus medios económicos, y si no puedes pagar un abogado de familia, siempre existe la posibilidad de que te puedan asignar un abogado de oficio.

Lo mejor, y para evitar males mayores y altos costes de dinero, es establecer acuerdos entre ambas partes en las que los cónyuges tengan la actitud constructiva de tratar de llegar a un acuerdo sin pretender reclamar aquello que jurídicamente no le pertenece.