Tomar la decisión de separarse. Lo que debes saber.

Tomar la decisión de separarse. Lo que debes saber.

Sabemos que encontrarse en una situación de ruptura no es fácil. Los miedos aparecen constantemente y esto, en muchas ocasiones, bloquea a la persona para tomar la decisión de separarse y poder comenzar una vida nueva que le aporte un mayor bienestar.

¿Qué debo hacer antes de separarme?

Cosas que se deberían hacer antes de poner fin a una relación:

Buscar asesoramiento legal.

Analizar cuál es tu situación personal.

Saber si realmente estás preparado o preparada para los cambios que esto conlleva.

No tomar ninguna decisión bajo las emociones de ira, rabia, tristeza o decepción.

Tener en cuenta el factor de los hijos «en caso de que los tengas».

Pensar en la posesión de bienes en común con tu pareja, como inmuebles o propiedades.

Analizar la situación económica en la que te encuentras. Comprobar si tus medios son suficientes como para abordar una vida en solitario.

Pensar en si cuenta con apoyo o alguien que pueda ayudarte con el cuidado de tus hijos en tu horario laboral en caso de que necesites trabajar.

La recuperación emocional no es rápida. Superar un divorcio cuesta tres años.

Infórmate bien, analiza la situación dejando a un lado las emociones negativas de rabia y aplica la sensatez estando en un estado de calma para la toma de decisiones.

Estos son solo algunos ejemplos de aquellas cuestiones que deberías plantearte y tener en consideración antes tomar alguna decisión. 

La separación supone la ruptura de la convivencia marital, pudiendo establecerse una serie de acuerdos para que cada uno siga su propio camino, pero debes de saber que a diferencia del divorcio, la separación no supone la ruptura de los vínculos matrimoniales. 

Aunque las personas no vivan juntos, los aspectos legales entre los cónyuges siguen rigiéndose como en el matrimonio.

La separación puede permitir la continuación del régimen matrimonial previamente establecido, aunque si pueden existir cambios respecto a la custodia de los menores (si los hubiera), e incluso el establecimiento de la pensión alimenticia.

Puntos a tener en cuenta antes de tomar la decisión de separarse con hijos

Antes de decidir separarse con hijos, uno debe saber que todo se complica y es fundamental tener claros ciertos aspectos.

1. La necesidad de llegar al entendimiento y al acuerdo

La pareja debe llegar a entendimientos y establecer un acuerdo más allá de sus propios intereses para el beneficio de los menores en caso de que los hubiera. De no conseguir acuerdos, los procesos deben hacerse por los medios de lo contencioso.

2. La patria potestad es de ambos padres

La patria potestad de un niño por lo general recae en ambos padres «a no ser que la justicia diga lo contrario». Esto significa que ambos son responsables de sus hijos y deben tomar conjuntamente las decisiones importantes que les conciernen.

3. Quién custodiará a los hijos

La custodia es uno de los asuntos más importantes en las separaciones. Tendréis que tomar decisiones sobre cómo va a ser el tipo de guarda y custodia de vuestros hijos.

Con la custodia compartida ambos seréis responsables a partes iguales del cuidado de los hijos, sin embargo, con la custodia monoparental el cuidado exclusivo recae en uno de los dos.

En este caso se establece un sistema de visitas en fines de semana alternos, algunas tardes a la semana, y se asignará tiempo con los niños durante las vacaciones escolares. 

4. La pensión de alimentos para el progenitor custodio

La persona que normalmente no viva con el hijo deberá proporcionar una pensión alimenticia al otro para ayudar a criar al menor. Esta pensión suele darse hasta que los hijos sean adultos y autosuficientes.

No existe un importe fijo de pensión de alimentos, ya que esta variará en función de la situación económica de cada familia, así como de las necesidades particulares que pueda tener el menor o los menores.

5. Si no hay acuerdos entre los progenitores, las decisiones las toma un juez

En este caso, el conflicto a menudo ocurre cuando las parejas no pueden sentarse a hablar, negociar y llegar a un acuerdo.

Si no son incapaces de tomar una decisión correcta, lo hará un juez que trabajará con la fiscalía para velar por los intereses de estos niños, especialmente en el caso de los menores.

6. La custodia compartida tiene beneficios en los menores

Este tipo de custodia es la mejor para todos, ya que los pequeños pasarán el mismo tiempo con cada uno de sus padres. Además, debe haber unidad en la toma de diversas decisiones sobre su educación.

7. Los factores que un juez tiene en cuenta para otorgar la custodia compartida

Un juez puede basar su decisión de conceder o denegar la custodia compartida teniendo en cuenta aspectos como:

· La edad de los menores.

· La disponibilidad de cada uno de los progenitores para encargarse de los pequeños.

· La cercanía de los domicilios.

· Un informe realizado por un equipo de psicólogos, entre otros aspectos.

Cuando los menores cumplen 12 años, un juez puede incluso llamarlos para escuchar su opinión sobre el asunto.

8. Con la custodia compartida no es obligatoria la pensión alimenticia

En la custodia compartida no es obligatorio pasar una pensión de alimentos a menos que así se acuerde o un juez lo dictamine.

Por lo general, en una situación de custodia compartida, los padres serán igualmente responsables del coste y los gastos especiales de la crianza de los hijos, y en este caso, ninguno de los cónyuges tendrá que proporcionar al otro, una pensión alimenticia de forma obligatoria.

9. Existe el derecho a una pensión compensatoria

La pensión compensatoria se centra en proporcionar una mejora al cónyuge que pueda quedar desfavorecido económicamente tras la separación o divorcio

Si su situación económica empeora al acabar la relación, se tiene el derecho a solicitar una compensación monetaria al ex cónyuge.

Para saber el importe económico que se debe dar a quien queda desfavorecido económicamente habrá que hacer el cálculo de la pensión compensatoria.

Normalmente, no se suelen conceder este tipo de pensiones a las parejas de clase media que trabajan o pueden trabajar, y en caso de que se concedieran sería por un tiempo limitado.

Conclusión

Una separación no es un proceso sencillo, ya que son muchos puntos los que deben ser estudiados detenidamente y analizados con calma antes de tomar cualquier decisión. 

El apoyo de especialistas como un psicólogo y un abogado pueden jugar un papel muy importante para ayudarte a lidiar con todo este proceso de conflicto legal y emocional, además de orientarte sobre la toma de decisiones en orden de evitar daños colaterales.

Antes de tomar la decisión de separarse, contacta con un abogado especializado en problemas de familia para orientarte y ayudarte a resolver todas tus dudas legales.